viernes, 7 de junio de 2013

Rezándole a maría


Hoy a llovido todo el día,
me pregunto si tu estas mejor.
Hoy le he rezado a maría
para dejar de lado el amor
y sin embargo estoy enfermo de fe.
De cualquier cosa que olvide
y que raro, no me siento solo
¿Que me pasa si no te tengo?
Hoy maría contesta sin motivación
pero no lo dice con verdadera pasión.
La lluvia destroza mi esperanza
mi miedo hoy le temerá.
A quien engaño diciendo que me siento mal
si por lo visto no me siento fatal,
puedo sonreír en el desvarió,
puedo dramatizar mucho.
Hoy a llovido todo el día
y no me dices nada.
Pienso por que eres tan cruel
mátame con tu dulce hiel.

jueves, 6 de junio de 2013

Multitudes



Es mucho mejor que quedar imaginando ¿que va ir peor?
Si sabes que todo acabara ahora, si hoy la luz me quema
y no me alumbra.
Si hoy la oscuridad  me deja mas ciego,
si hoy no puedo pensar en algo que no seas tu.
¿A quien le importa el pasado?
¿A quien le importa que fuera peor?
Si tus palabras retruenan y pienso ¿que me pasa?
Una multitud en nuestro favor y contra grita:
“me da pena que tengas que ser tu”
“cállate de una vez no salgas con eso”
Al escuchar a la multitud preferimos el silencio
¿Quién nos culpo del atropello al otro?

miércoles, 5 de junio de 2013

Un dia extraño


Los vientos sin piedad asolan la roca, el mar por su parte es incierto. Los momentos en el que los veo no son muy divisibles mientras quedo ahogado, el momento no apremia.
Entre la orilla te miro a ti, gritando y pidiéndole al cielo que me ahogue, el oxigeno me deja mientras acompaña a la salida a mi alma.
Alguien grito te amo a pesar de todo y no fui yo…alguien sintió remordimiento por herirte a propósito pero pues tampoco fui yo…los cadáveres no se despiden pensé con una gran sonrisa melancólica mientras juraba que si yo me ahogaba tu te hundirías.
La trama es clavarle el aguijón al contrario aunque antes lo hayas amado sobre todas las cosas.
Un milagro intervino y hoy que es 21 te vuelvo a encontrar por que tus plegarias no sirvieron para acompañarme en mi morir, viví por que alguien se intereso en que sobreviviera y ese alguien no fuiste tu. 
Según parecía en la calle no había nadie, de pronto mire la forma en la que se materializaba todo, mientras las voces sonaban al unisonó sin dejar escuchar nada en concreto mientras su canto claudicaba al sonido de las sirenas, todo se nos escapo de las manos y ahora somos dos locos gritando a un cielo plomizo aunque mas oscuro e ignorándonos.

martes, 4 de junio de 2013

Escena confusa y actos sombrios


La escena transcurría con normalidad hogareña y festiva. Los invitados reían, hablaban y se emborrachaban. Todos se sentaron en la sala para conocerse pues aunque eran familiares eran también desconocidos los unos de los otros, finalmente llegaron los últimos invitados: un hombre, una mujer y un niño mayor que el otro que ya se encontraba allí.
Se podía escuchar con plena hipocresía lo que ese hombre decía, mientras no quitaba su sonrisa pues solo quería hacer tema de conversación en plan de maldito insensible
¿Te han dicho que se murió tu hermano?-pregunto el mientras veía la cara de la pobre señora que horrorizada estaba a punto de caer en desesperación.
Pero si yo hable con el hace medio mes-dijo ella mientras sentía el silencio solemne de los demás invitados, cosa que ponía el zumbido de la muerte en el oído de todos.
En aquel momento solo era un testigo mudo que no podía entrar en aquella plática tan cercana por la distancia de aquello y lejana por no conocerlos, mi concentración en aquella plática se interrumpió por un momento pues no quería parecer que estaba escuchando cosa que pondría en mayores dificultades lo que pasaba en esos momentos.
Nos fuimos ha sentar en la mesa pero ellos 2 seguían hablando como si hubiese algo mas que decir como si faltase el detalle de algo como un secreto o una palabra que le reviviese pero la cruel verdad era que no había nada mas que decir.
¿Quieres comer?-me pregunto a mi una persona a la cual no vi el rostro.
¨ De donde yo vengo siempre se guarda silencio cuando perdemos a alguien para así dejar que se vaya en paz pero siempre podemos hacer excepciones ¨
Gracias si quiero-dije en aquel momento.
Sabia que tenia que actuar como si nada estuviese pasando para quitarle aquel peso a esos 2 niños que estaban allí sentados a lado derecho, yo sabia lo que era cargar con las cruces de los caídos por la vida cotidiana y por el error del camino.
Cada pedazo de carne que comía no era grato pues se seguía escuchando aquella platica que no avanzaba ni retrocedía solo eran preguntas a la azar.
Pero como te enteraste-pregunto finalmente algo que no fuese una palabra igual a las anteriores.
Me lo ha contado nuestra familia lejana de san francisco-respondió el poniendo cara de haber contado algo indebido, cosa rara por que lo que el había hecho era una verdadera molestia, y algo que solo haría un pendejo.
¿Quien se lo a contado a ellos?-pregunto en voz baja como si fuese su culpa el no enterarse, casi muda y sollozante esperando aquella respuesta que nunca habría querido escuchar.
Pero cada vez estaba mas agraviado el tema, la desesperación de ella y su imperiosa necesidad se volvían de poco a poco en locura que desembocaba en recuerdos pero quien la podría culpar y  quien a su hermano, que recién había vuelto a verla. Acaso ese fue el error, le prometió llevarla a pasear a donde ella pidiese y al final nada de aquello contó. Solo dejo amargura que se vuelve cada vez en recuerdos y estos en olvido.
¿Pero como le paso aquello?-se atrevió a preguntar la pregunta mas incomoda que sabia ella que tendría que hacer.
Lo atropello un conductor que iba muy rápido el venia con sus cosas de regreso a su casa.- respondió mas frustrado por lo que hizo y como lo menciono.-pero duro 20 días en el hospital sin que nadie le reconociera.
Pensando en aquello supongo que no importa lo que haga importa solo lo que creas y supondrás que recordara alguien mas sobre mi. Como sea el sabor de la carne se volvía asqueroso por aquel momento me ofrecieron una bebida color zafiro.
En aquel momento reconocí el sabor de aquella bebida, lo conocía era aquel sabor metálico y característico de la sangre. Se me ocurrió voltear a ver a todos los invitados que lo consumían de forma casi frenética y enfiestada, todo daba vueltas y la escena finalmente acabo con simples preguntas al aire.
El encapuchado recorría todo el lugar y los invitados pensaban que podrían ser los siguientes.

lunes, 3 de junio de 2013

La luz de su mirada


Curioso pero cierto, mire a Guadalupe luego de un año de no saber nada de ella. Fue aquel día en el que venía desconectado del mundo, esperaba en cierta manera una señal de algo que me dijera que lo estaba haciendo bien, quizás era porque yo no estaba decidido totalmente al cambio; fue en aquel momento en el que sin querer me encontraba escudriñando el interior de los autos para no mirar una señal verdadera.
“Nunca pidas algo que no quieres ver” fue aquella la frase que salto a mi mente en el momento que miraba sin mirar a los conductores, de pronto en un momento que empezaba a llegar a mi destino me percate de algo, sin darme cuenta me hallaba viendo el interior de uno de los tantos autos y a primera vista eso se me hizo normal por no estar enfocando nada pero voltee a ver a la persona que venía de copiloto, era ella no había duda y seguía con aquella personalidad magnética que me permitió conocerla por decirlo de alguna manera; no creía en el destino pero si en las causalidades por lo que entre el los cientos de conductores y copilotos la había visto a ella. Sin darme cuenta me encontraba sonriendo esperando que me reconociera, esa fue la primera vez que me sentí extraño por siempre estar cambiando sin dejar rastro, aun así sonreí y me hice tan evidente como pude para que ella me viera y aun así no se si lo logre en aquel momento.
Millones de personas en autos a todas horas y que el taxi en que venía pasara cerca del auto en que venía Guadalupe fue un milagro. Una señal de que quizás iba por buen camino, si lo que pretendía evitar era una señal mirando los autos pues quizás esto fue lo que tope. Aun asi estar cerca de ella siempre fue un milagro, nos conocimos de vista cuando vivíamos por el rumbo y hablamos de cosas superficiales pero aun así era como volver a ver el mundo con mejor cara pero ella se cambio al poco tiempo con lo que no la vi en un largo tiempo. Sin más un día nos encontramos mientras diluviaba y fue un milagro, me sentía totalmente mal pero ella me animo con su sola presencia como si junto a ella los problemas no existieran, algo muy extraño que me producía más dudas que respuestas. Sabía de antemano que eso no era amor pero entonces que era aquello que no podía ni nombrar de forma convencional. Aun así hoy el milagro y señal extraña pasa frente a mí con esa cara que me dice que siga a pesar de todo, por hoy mientras sonrió por el cristal espero otro milagro en el que sepa más de Guadalupe.

La maquina de refrescos


Aquella noche de calor en Acapulco era insoportable, el ventilador estaba a máxima potencia mientras su sonido me dispersaba un poco. Cogí un libro leí un poco solo para percatarme que no quería quedarme en una bonita noche con olor a infierno, Salí del cuarto hacia el pasillo y no había ningún ruido, a paso torpe y desganado me abrí paso por el pasillo al ascensor. Un ruido de tin sonó y una sonrisa me recibió preguntándome en que piso bajaba.
En aquel momento había terminado un momento muy incomodo de mi vida, como paso ni yo mismo estoy seguro de ello pero estaba sufriendo en mi pequeña escapada, llorar no servía y no tenia motivos para intentarlo. Sonreí cuando llegue al lobby del hotel Avalón, camine en dirección contraria a donde se encontraba lo que buscaba, un oxxo con clima propio para dejarme de pensamientos en mi tiempo libre.
En ese momento vi algo que me transporto a mejores tiempos, una maquina de refrescos de coca cola, aquella añoranza era extraña me dieron ganas de correr así ella para darle un abraso y de paso mi dinero, me contuve por que vi mucha gente pasando por esa gran avenida que por momentos estaba desierta. Vi un hotel que estaba como yo me sentía, eso era solo desolado y abandonado pero con la estructura en pie como si no hubiese algo más que hacer que eso.
Vi un letrero que decía así la quebrada, pensé que eso de estar en un sitio tipo Caribe de noche seria opción de no ser por que no bebo y no tenia ganas de bailar, suponiendo que me dejaran entrar por diversos motivos que por ahora me abstengo de explicar. Como fuere di media vuelta para volver al hotel, estaba a más de 4 kilómetros del dichoso hotel y nadie se veía a lo lejos, el camino fue largo y cansado. Los pulmones ardían rebosantes de sal y polución que se mesclaban en una forma toxica que nunca había tenido la suerte de respirar. Mire así al frente y allí estaba la maquina que tantos recuerdos me traía a la cabeza, había como 5 personas que me miraban por mi cansada expresión y la cara de desmayo que cargaba a cuestas en ese instante, me fui acercando poco a poco hasta que decidí sacar el dinero del bolsillo y comprarme una coca cola para quitarme de todo esto que me abrumaba. De un momento a otro todos me miraban, yo por mi parte estaba abrazado a la maquina que me consolaba y a su ves me absolvía del daño que le cause a una persona querida, deposite el dinero y saque mi lata para previo salir corriendo despavorido pero con aires de libertad.
No fue por pena pero era que me acorde a que hora dejaban de operar los ascensores, corrí para luego encontrarme en la puerta.
La elevadorista me sonrió mientras dejaba tan ajetreado puesto que tenia de vigía de los huéspedes, subí solo al cuarto que no estaba en silencio pero tampoco en mucho ruido solo el de un televisor encendido. Quede dormido un rato y no se que mas paso al día siguiente pero fue como volver a nacer pero era nacer en un horno que a cada momento empeoraba.


Gracias por leerme y bienvenido seas


Bienvenido seas a mi blog de antemano gracias por leer esto ya entrados en presentaciones yo te deseo que disfrutes todo lo que leas aquí pues mucho o poco este espacio no es mío egoístamente sino que es netamente de mi para ti.